México y la educación, un proyecto de nación

Desde los inicios de nuestra nación  la educación se ha  sujetado a diversos cambios   ideológicos, políticos, económicos, culturales, social etc....

Desde los inicios de nuestra nación  la educación se ha  sujetado a diversos cambios   ideológicos, políticos, económicos, culturales, social etc.  De acuerdo a las diferentes etapas por las que ha pasado el país se imponen proyectos de nación dejando a la educación en un lugar donde aparentemente responderá a las necesidades del pueblo mexicano, la pregunta es: ¿hasta dónde se ha logrado responder a esas necesidades o, en realidad se ha logrado algo?, ¿dichos proyectos responde a las necesidades reales del pueblo o de unos cuantos?

En un primer periodo, los años del México independiente, la educación toma un modelo liberal-positivista. En un país que apenas da sus primeros pasos de libertad,  que busca separase de un gobierno impuesto y de las instituciones religiosas que tenían el control de la educación desde la época de la colonización.

La educación entonces  se convierte en el medio de integración nacional se buscaba un identidad nacional y la educación sería el medio perfecto para trasmitir dicha identidad. El positivismo entra al país gracias a Gabino Barreda quien es nombrado  secretario de Justicia e Instrucción pública por  el presidente Benito Juárez, desde ese  momento el pensamiento positivista acompaña al régimen político del la época. No por nada la reforma educativa del 2 de Diciembre de  1867  está inspirada en la Oración Cívica pronunciada por Barreda ese mismo año. De esta manera el positivismo se convierte en parte del proyecto educativo del país por medio del cual se alcanzaría el orden y el progreso. Durante este periodo se aumentaron el número de escuelas primarias y se funda la Escuela Nacional Preparatoria.

Durante el porfiriato se le otrora impulso a la educación, gracias a la presencia de personajes como Justo Sierra quien promueve la fundación de la Universidad Nacional de México, los sistemas de becas y sobre todo la educación primaria  laica y gratuita , sin embargo en esta etapa las escuelas se centraban en la ciudad mientras el campo quedaba totalmente desprotegido y la educación se limitaba a un sector: clase alta, hijos de burgueses, políticos, personajes con poder y control en el país, etc. Esta situación  se da debido a que no convenía a los ciertos intereses que los campesinos y los obreros supieran leer y escribir y así exigir sus derechos.

Después de la revolución la educación se apega a un modelo revolucionario donde el respaldo filosófico tiene tendencias: liberal, socialista y nacionalista enalteciendo los valores de justicia social y democracia. Siendo así que en 1917  se redacta el  artículo 3° donde se termina de asentar el concepto de una educación laica, gratuita y obligatoria.

Así  pues, con la presencia de  José Vasconcelos uno  de los actores principales de la historia de la educación en México, promotor de  la  formación de la Secretaria de Educación Pública  en 1921 , se re-estructura  la Universidad Nacional, se generan programas de instrucción popular,  misiones culturales y se otorga gran apoyo al arte y la cultura como promotores  de la identidad mexicana,  además se presta mayor  atención las áreas marginadas y alejadas de la educación.  El proyecto vasconcelista  apuesta a una educación de calidad, de beneficio popular y donde se destaque la identidad mexicana  como medio para lograr la identidad nacional.

Para la época de Cárdenas  se mantienen los mismo ideales de integración e identidad nacional  y bajo la herencia de las ideas vasconcelistas, se presta mucho mayor atención al campo con la escuela rural, se funda el Instituto Politécnico Nacional que le vendría perfecto al proyecto de nación de Cárdenas,  que pretendía promover la industrialización a favor del desarrollo de país.

Para el tiempo de Miguel Alemán, Ruiz Cortines y López Mateos se vive  una estabilidad económica nunca antes vista, a la que se le llamó “El milagro mexicano”, en este tiempo se pensó que México era un país en acenso con un futuro prometedor. Sin embargo después del sexenio de Salinas de Gortari  el país cae en una fuerte depresión económica que evidentemente impactó todas las áreas incluyendo la educativa.

El último periodo en la historia de la educación en México  responde a un modelo modernizador al cual le toca innovar, adecuar programas educativos que respondan a las necesidades de un mundo globalizado y dinámico, una política educativa que  permita resolver el grave problema del rezago educativo y la desigualdad.

Cada etapa ha tenido sus objetivos particulares respecto a la educación dentro de sus proyectos de nación;  dos aspectos importantes ha estado presentes durante todas las etapas: la idea de la unidad nacional y la calidad educativa.

Ahora bien, ¿qué se necesita para que esto suceda?, hemos visto en este recuento que a través del tiempo los modelos educativos en el  país se han generado y adaptado aparentemente a las necesidades del pueblo, pero, ¿en realidad ha sido así?, de quién es la culpa de que a pesar de los esfuerzos de algunos, sigamos viviendo un evidente rezago en comparación con otros países.  Todos tenemos que ver, el sistema, el gobierno, los maestros, los alumnos, la sociedad, ya no estamos en tiempos de sentarnos a buscar culpables, si no de actuar,  aun cuando suena trillado gran parte del cambio está en nuestras manos.

Este artículo no pretende  descubrir el hilo negro  y  no se está diciendo nada que no se sepa ya evo sin embargo a veces es necesario escuchar muchas veces lo mismo para entender y accionar, y si hoy nos corresponde accionar no está demás escucharlo de nuevo reflexionar  y actuar en pro de la mejora de  la educación de nuestro país.

About Celene Lopez